< Back to the Blog

in Postproducción by

Un año de Destroy Madrid

Hace un año que rodamos Destroy Madrid.

Durante ese año, hemos seguido avanzando en la postproducción con muy buenos resultados y con artistas dejándose la piel en los diseños, los VFX y las composiciones. Artistas con sus trabajos, sus familias y sus realidades que rescatan minutos cada día para invertirlos en Destroy Madrid. Somos pocos, pero guiados por la pasión y la convicción de que lo que estamos haciendo es algo grande.

Desde el rodaje hasta hoy, he trabajado en ocho proyectos por encargo como montador o director. Durante este tiempo, he compartido rodajes y salas de postproducción con diferentes profesionales, y he formado parte de diversos flujos de postproducción, algunos más acertados que otros. Pero al final, ya sea un programa de tv, un spot publicitario o una pieza de ficción, el llegar a buen puerto depende única y exclusivamente de las personas. Puedes tener mejores o peores equipos, un material más o menos agradecido y más o menos tiempo, pero el proyecto no lo sacan adelante las máquinas, si no los profesionales que las manejan.

Por todo esto, quiero dar las gracias a todas las personas que han decido formar parte de mi equipo y me acompañan, o han acompañado, en estas aventuras, y también a aquellos que han decidido incorporarme a los suyos. Por duros que sean algunos proyectos o procesos, nunca se deja de aprender y compartir experiencias irrepetibles; siempre se saca algo positivo. Y no hay nada más gratificante que conocer a una persona que te llevarías a una isla desierta.

Como escribí esta semana a raíz de un vídeo que circula por Internet, nos dedicamos a esto por una necesidad interior, por conocer nuestros límites y viajar a lo más profundo de nuestro ser. Y, por supuesto, por compartirlo.

Puede que no podamos ser inmortales, pero a través de nuestras obras tal vez logremos ser eternos.