< Back to the Blog

in Diarios de Producción by

La gran «retoma»

Estas semanas han sido duras. Visionar en montaje todo el material, y ver como algunos de los mejor planos que he rodado en mi carrera están dañados e inservibles para el montaje final ha sido una tarea desgarradora. He intentado enfundarme el traje de cirujano y ser todo lo frío posible, pero he sido incapaz de separar las emociones. Ahora todo eso ha pasado, debemos pensar en lo que sí tenemos y centrarnos en lo que necesitamos volver a rodar para completar el montaje.

Volvemos a juntarnos de nuevo pero esta vez un equipo más reducido aún si cabe: Javier delante de la cámara y yo detrás, Pati al maquillaje y vestuario, y Lau y nuestra nueva incorporación, Cris, echando una mano con la producción, la conducción, los partes o lo que haga falta. Y ya estamos todos.

Son bastantes tomas en tres localizaciones diferentes. Así que toca ingeniárselas para conseguir rodar estos planos (generales, insertos, «travellings», carreras, acción…) sin
las personas y los medios que tuvimos el mes pasado, ya que ahora no contamos con su disponibilidad ni con el material indispensable.

Sólo tenemos una cámara BlackMagic, una batería externa y un disco SSD para rodar (que puede grabar unos 11 minutos en 4K Raw). Así que en el momento en el que se nos llene el disco, volcarlo a un ordenador nos supondrá un parón de entre 50-70 minutos, y en el momento en el que se nos agote la batería externa, la interna de la cámara aguantará sólo unos 15 minutos.

Para añadir dificultad a todo este reto hemos tenido que dividir el rodaje en dos medias jornadas, ya que tenemos que intentar igualar las condiciones de luz que teníamos en Agosto. Y tenemos que prestar atención a esto por dos cuestiones fundamentales: la primera es que en el montaje final tendremos incluidos e intercalados dentro de una misma escena planos rodados a primeros de Agosto y a finales de Septiembre, es decir, con unos 50 días de diferencia. Por ello el vestuario y el maquillaje deben estar clavados a los planos contiguos, así como la velocidad de la acción, la cámara y el acting. Y la segunda cuestión es que ahora los días son más cortos: amanece más tarde y anochece antes, por lo que la altura y posición del sol (y de las sombras) ha variado.

DestroyMadrid_Shortfilm_JosebaAlfaro_Jossfilms_ShootingDay7_062

Debemos valorar todo lo anterior y ser muy meticulosos para que el espectador final no note la diferencia entre estos cortes y, por supuesto, para que nuestro equipo de vfx no se vuelva loco con la integración de los elementos 3d al cambiar la posición del sol. Y por si esto no fuera poco, tenemos, como siempre, muy poco tiempo y muy poco margen de acción.

Pero, ¿sabéis qué? Lo hemos logrado. Hemos ido por delante del plan de rodaje y hemos conseguido rodar todos y cada uno de los planos programados. Es inevitable pensar cómo sería rodar con un equipo más numeroso con sus jefes de departamento, con un presupuesto decente y los medios necesarios. No sé cómo será, pero alguien me dijo hace poco que «lo que eres capaz de hacer con 10, podrás lograrlo con 100. Pero lo que no eres capaz de hacer con 10, no lo lograrás ni con 100 ni con 1000. Es una cuestión de actitud». Bueno, no puedo estar del todo de acuerdo, pero tiene razón. No puedo imaginarme cómo será rodar en esas condiciones, pero sí sé que sabré cómo hacer mi trabajo, y también de qué personas me rodearé para hacerlo. Personas que con 10 supieron sacar un 100.000.

«Para lograr vivir con felicidad, lo esencial es perseguir una meta sublime, aunque sea imposible.» – Alejandro Jodorowsky